Cosas que NO puedes hacer si vas a la ciudad de Cusco

 

Cusco es el destino predilecto de muchas personas, pero no todos le sacan el jugo. Toma nota de estos “anticonsejos”. 

1. No debes dormir temprano

Has llegado a la capital de la diversión nocturna del país, así que prepárate para disfrutar hasta el amanecer. Hay opciones para todos los gustos. Si eres de los que prefieren los bares, el Museo del Pisco, la República del Pisco, el Cholos Craft Beers o el Norton Rat’s Tavernson para ti (en especial para tus previos). Luego te sugerimos ir alUkukus para ver un show de música local (con suerte habrá huaynos para que zapatees) o al Fallen Angel si te gusta la música electrónica.

2. No te pierdas un cargo

El Perú tiene más de tres mil fiestas religiosas y el Cusco es sede de muchas de ellas. Durante casi todo el año hay alguna festividad, aunque las más concurridas son las de Corpus Christi (junio) y laVirgen del Carmen de Paucartambo (en julio). En ellas se realizan los populares cargos: celebraciones por devoción, con mucha comida y cerveza, que tienen a un mayordomo como anfitrión. La música nunca falta porque las orquestas (de los llamados ‘caperos´) tocan todo el tiempo.

3. No evites la comida local

Si bien la gastronomía local no es tan abundante como, por ejemplo, la arequipeña, hay sabores muy propios de la ciudad. Primero: el tamal de maiz que vende desde hace 80 años la familia de la señoraJosefina Ramírez en el Portal de Panes de la Plaza de Armas. O el pan chuta (hay quienes le dicen pan pizza por su ingente tamaño) que puedes comprar en el Mercado de San Pedro. En las picanterías encontrarás el cuy al horno, el costillar frito, el qapchi de setas y, por supuesto, la frutillada y la chicha de jora.

82_-_Cuzco_-_Juin_2009

4. No dejes de lado nuevos sabores

También aprovecha para darle a tu paladar una vuelta por todo el mundo. En Cusco hay comida (como personas) de todas partes. De Corea del Sur, de Turquía, de Italia (las pizzas al horno de leña son estupendas) y mucho más. También verás restaurantes con propuestas gastronómicas modernas, como la de Kion, un chifa de reciente apertura, o de Baco o de la cadena Cusco Restaurants.

5. No te quedes solo en la ciudad

Que tu viaje no sea solo de fin de semana o de pocos días. Haz rutas largas y, de preferencia, un trekking. Las rutas hacia Machu Picchu (el Camino Inca), a Choquequirao y hacia Salkantay son las más sorprendentes y retadoras. No solo aprenderás de historia y te retarás a ti mismo, sino que también te conectarás de forma profunda con la naturaleza.

6. No lleves mucho equipaje

Si bien los cambios de clima son constantes (por momentos hay sol y luego lluvia, en especial en esta época), no es necesario que lleves tantas prendas de ropa. Con una casaca gruesa y un impermeable basta. Ir ligero te dará la libertad de poder emprender nuevos rumbos cuando estés allí. Por ejemplo, de la ciudad puedes ir en un día al Valle Sagrado (de Písac a Ollantaytambo) o al Valle Sur (de Tipón a Andahuaylillas).

7. No vuelvas sin una artesanía

Tienes que regresar a casa con algún objeto que demuestre la cultura local. Los tejidos o las prendas de Písac son muy vistosos, aunque también hay mercados en la misma ciudad (el más grande se ubica en la calle Tullumayu). Y también tienes como opción a los maestros del barrio de San Blas. Las familias Mendívil y Mérida mantienen su arte en la zona. Otra alternativa es el taller-tienda de Tater Vera.

8. No te quedes siempre en hoteles

Los hostels d Cusco no son solo lugares para dormir. Allí también se vive diversión de forma continua. Anda al Pariwana, Loki, The Point oSamay Wasi. Siempre tienen actividades y lo mejor es que puedes conocer a personas de diferentes partes del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook